Un anillo de paneles solares en la Luna

02 de Enero 2014

“Este cinturón de casi once mil kilómetros de largo demandaría un titánico esfuerzo económico y tecnológico, incluyendo el desarrollo de robots y sistemas automatizados con la capacidad de extraer recursos de la Luna, y fabricar los paneles solares directamente sobre su superficie.”

Con su constante demanda de energía y el sentimiento anti-nuclear que se instaló tras el desastre de Fukushima, Japón está explorando alternativas muy osadas, como el proyecto Luna Ring de la Corporación Shimizu. ¿Cuál es la idea? Instalar un anillo compuesto por paneles solares de 400 kilómetros de ancho en la superficie lunar.

Es muy difícil saciar la necesidad energética de un país como Japón, pero aún más difícil es convencer a sus ciudadanos de mantener un perfil positivo frente a la energía nuclear, después de Fukushima. Los trabajos de limpieza han entrado en una fase crítica, y la temporada de tifones no está ayudando en nada, sin mencionar que la Universidad de Tokio presentó en marzo pasado un estudio en el cual se considera que existe un 70 por ciento de probabilidades de que un terremoto de siete puntos o mayor golpee a Tokio(a 287 kilómetros de Fukushima) hacia el año 2016. Los expertos indican que un incidente mayor en el cuarto reactor de la planta podría convertir a Japón en un páramo sin vida, y forzar la evacuación de la costa oeste estadounidense.

Se trata de una situación muy grave… pero Japón necesita energía de todos modos. Y una de las ideas para corregir el déficit es bastante radical: Paneles solares en la Luna. La Corporación Shimizu, una de las firmas de ingeniería y arquitectura más importantes del mundo, reveló su propuesta bajo el proyecto Luna Ring, que busca instalar un anillo de paneles solares con un ancho de 400 kilómetros sobre el ecuador lunar. La exposición casi constante de nuestro satélite a la luz solar sería capaz de transmitir vía láser o microondas a estaciones dedicadas, unos 13 mil teravatios de potencia, más de tres veces el número que generó Estados Unidos en 2011.

Este cinturón de casi once mil kilómetros de largo demandaría un titánico esfuerzo económico y tecnológico, incluyendo el desarrollo de robots y sistemas automatizados con la capacidad de extraer recursos de la Luna, y fabricar los paneles solares directamente sobre su superficie. Shimizu no dio ninguna clase de “precio” sobre Luna Ring, pero si el número es el correcto, la construcción podría comenzar durante el año 2035 en el mejor de los casos. En lo personal, creo que Japón necesita una solución más cercana en el calendario, pero instalar paneles solares en el espacio no es absurdo que digamos…

 

 

Fuente: neoteo.com

Compartir:

NUESTROS CLIENTES